01

 

Fundado en Barcelona en 1994, el estudio Blanch + Conca Arquitectura está liderado por los arquitectos Albert Blanch y Merche Conca junto con los arquitectos asociados Oriol Roger y Jordi Areu. A lo largo de estos años de actividad han desarrollado desde proyectos urbanísticos a oficinas, viviendas, hoteles, equipamientos, edificios industriales y trabajos de interiorismo. En este 2015 tienen en marcha varios proyectos de residencias de estudiantes, hoteles, oficinas, centros deportivos y educativos, viviendas y planeamiento urbano.

 

“Buscamos la simplicidad, serenidad, elegancia e intemporalidad”

¿Qué os llamó la atención de la arquitectura para hacer de ella vuestra profesión?

Albert: Mi padre es aparejador, planos y obras me despertaban curiosidad, con el tiempo ha pasado a ser mi pasión.
Merche: La arquitectura me atrajo desde muy joven

¿Cómo surgió la idea de fundar en 1994 Blanch + Conca Arquitectura?
Con 30 años, sin compromisos, con seis años de experiencia trabajando en varios despachos (destacando Bonell/Gil, FMitjans i Mitjans/Gascón ) y con mucha ilusión, decidimos iniciar esta aventura. Después de los JJOO 1992, el panorama era algo pesimista, y como las oportunidades no suelen venir a buscarte, decidimos ir a por ellas.

¿En qué ha cambiado vuestra manera de trabajar en estos más de 20 años de actividad y qué se ha mantenido?

Los titulares serían:
Año 1994, dos socios en el salón de casa, un portátil, un PC y una impresora dinA-3, proyectos pequeños, viajando y pateando con un mensaje: ¡¡¡pruébanos!!!
Año 2007, equipo consolidado, se incorporan como arquitectos asociados Oriol Roger y Jordi Areu después de años en el estudio, y con un equipo de 40 personas, se afrontan gran diversidad de proyectos y tipologías, para un amplio abanico de clientes. Combinando proyectos de escalas muy distintas, algo que resulta complejo de gestionar, pero que ha sido y es, una constante en BCA.
Año 2015, después de una crisis muy severa, superar la travesía nos ha hecho más fuertes y aquí estamos, con un equipo de 25 personas, intentando aportar algo en cada proyecto, en cada espacio y solución que proponemos.
Volviendo a la pregunta… ¿Qué ha cambiado? Los medios, las normativas, las exigencias, los ajustes…
¿Qué se ha mantenido? La ilusión, la constancia y la dificultad por hacer bien las cosas y algo muy importante la continuidad (repetición) de muchos clientes.
Un nuevo cliente representa una entrada de aire fresco al estudio, un cliente que repite, además de ese aire renovado crea su propio espacio.
También seguimos manteniendo el: ¡¡¡pruébanos !!! Sin ir más lejos hace dos días, a un posible cliente que tenía sus dudas por el tamaño de nuestros proyectos y estudio.
Llevamos más de 20 años, trabajando duro y mucho…..cuesta encontrar palabras para describir las sensaciones, pero una que se acerca es: compensa sobradamente. Somos muy afortunados.

02 03 04
Transformación antigua fábrica La Farinera Hotel y Oficinas D199 Residencia universitaria Melon District en Marina 

¿Qué valores arquitectónicos comparten vuestros proyectos independientemente de la escala, tipología o lugar?

La Triada Vitrubiana (Utilitas, Firmitas y Venustas) los resume muy bien, otra cosa es conseguirlo. En primer lugar queremos dar respuesta a la necesidad que los ha generado, su función, es nuestra máxima, sin ella la arquitectura pierde su sentido más esencial y social. Todo proyecto obedece a una necesidad y cuanto mejor la resuelva, más nos acercamos a nuestro compromiso, nuestro objetivo.
En segundo estaría la coherencia de las soluciones y su construcción. Así como la durabilidad, sostenibilidad. Debemos optimizar recursos entre todos, y nuestro sector debe dar ejemplo.
Por último y fundamental, la belleza concepto muy relativo, que se persigue desde el inicio de cada proyecto, pero que se juzga al final.

¿Qué os gustaría que transmitieran vuestras obras a los usuarios de esos edificios?
Valor añadido y sentido común.
En otras palabras, que en ellos se viva mejor, se trabaje mejor, se disfrute más. Descubriendo siempre algo nuevo y si esto perdura en el tiempo, la satisfacción seria completa. Nos gusta generar ilusión, antes, durante y después del proyecto y obra.
Si lo traducimos a adjetivos, buscamos la simplicidad, serenidad , elegancia e intemporalidad. El tiempo dirá.

Habéis desarrollado desde proyectos urbanísticos a oficinas, viviendas, hoteles, equipamientos, edificios industriales y trabajos de interiorismo. En un área de influencia como la de Barcelona, ¿qué tipologías consideráis que tendrán más peso en los próximos años?
Aquellos que de la manera más flexible puedan adaptarse a los constantes cambios y tendencias, las cosas están en constante evolución y gran parte de ellos se desarrollan en espacios o entornos definidos por los arquitectos, debemos facilitar esta nueva manera de plantear las relaciones y los negocios. Barcelona, está en ebullición y permite experimentar, pero quiénes lideran esta iniciativa son las personas, empresas y entes que creen en ese camino, y los arquitectos podemos llegar a ser el medio, el vehículo que las materializa y les da forma.
La flexibilidad y perder miedo al cambio necesita su tiempo, estamos en el camino.
En cuanto a tipologías, fundamentalmente residencial de nueva demanda, nuevos equipamientos multiusos y espacios imaginativos para trabajar.

“Nos gustaría que en nuestros edificios se viva mejor, se trabaje mejor, se disfrute más. Descubriendo siempre algo nuevo y que perdure en el tiempo.”

05

¿Qué importancia tiene actuar sobre el parque edificatorio existente en una ciudad como Barcelona y qué hace falta para que el sector de la rehabilitación tenga aún más fuerza?

No hay otra…. la reposición y/o rehabilitación es la respuesta a la falta de espacio para crecer y también a la fuerte demanda en barrios históricos totalmente saturados, otra cosa es qué debe mantenerse y con qué criterios se regulan y afrontan.

La fuerza de la rehabilitación depende y dependerá de la demanda y de posibles apoyos/ayudas , condicionado a la capacidad adquisitiva y a la capacidad de desarrollo que, con la actual corrección de precios ha quedado muy condicionado.

En el ámbito de las residencias de estudiantes habéis sido una de las referencias con proyectos emblemáticos como los MelonDistrict de Poblenou y Poblesec y con la recientes adjudicaciones de lps proyectos de Knightsbridge Studing Housing en Campus Sud Diagonal y en Sants. ¿Qué caracteriza a este tipo de proyectos y en qué consistirán vuestras nuevas residencias?
La experiencia con Melon District ha sido muy positiva, recientemente y de la mano de Knightsbridge Studing Housing hemos ganado dos concursos en régimen de concesión, por un lado la de la UB en Campus Sud Diagonal de 515 habitaciones y por otro la del Ayuntamiento de Barcelona en la calle Viriat en Sants de 375 habitaciones.
En ambos casos, dado sus emplazamientos, son piezas que completan la trama urbana en la que se ubica y consolidan dos futuras plazas/parques muy importantes para sus respectivos barrios. Estos nuevos edificios aportarán actividad, dinamismo y completarán unos vacios urbanos que históricamente están allí enquistados.
Facilitar esta relación/función sería la principal característica. En cuanto a tipo de residencia, podemos definirla como un “colegio mayor” del siglo XXI, donde el estudiante dispone de todos los servicios y espacios que se requieren para estancias de 6/9 meses como mínimo.
Modelo que tienen implantado en Europa y que facilita la conectividad entre ciudades, intercambio cultural y facilita la relación entre estudiantes de distintos orígenes.

¿En qué otros proyectos estáis trabajando actualmente?
Al margen de estas dos grandes residencias, trabajamos en un edificio mixto Oficinas + Hotel en el 22@ de Barcelona, en la rehabilitación de un edificio catalogado para Hotel en la calle Trafalgar, en la remodelación del Hotel Princesa Sofia, en dos proyectos deportivos (RCTB1899 y CT Salou), en varias promociones de viviendas, y remodelaciones de edificios de oficinas, en un Instituto de secundaria en Gelida, en el Instituto de Trastornos Alimenticos, y a nivel urbanístico con la MPGM del FCBarcelona y el Nou Espai Barça.

¿Hacia dónde consideráis que se dirige la práctica arquitectónica a medio y largo plazo?
A mejorar la calidad de vida, de relación, de los espacios….pero optimizando los recursos y siendo sostenibles desde el inicio del proceso hasta el final. La sostenibilidad y la eficiencia energética no es conseguir un sello, es una actitud, un criterio y finalmente un modelo a seguir.
En resumen, a dar respuesta a un contexto como el actual: menos excesos y más aciertos.

¿Qué papel debe jugar el arquitecto hoy en día en una sociedad tan cambiante?
Contribuir a que el punto anterior se cumpla, junto con los políticos, promotores y agentes. Facilitar el proceso a base de entender esos cambios y aportar ideas, soluciones…
Ni somos tan importantes , ni somos anécdota.

Fotos: Mathius de Felipe / David Cardelús